viernes, 29 de agosto de 2008

A solas con Clio

Esta es mi propuesta, viajar nos enseña a mejorar muchas de nuestra enfermedades, nosotros los historiadores debemos practicar este deporte con afición, así disfrutaremos de la bella realidad que nos ha dejado la historia y seremos capaces de transmitir que debemos mantener esta herencia lo mejor que podamos.
Publicar un comentario en la entrada